jueves, 7 de febrero de 2013

3 - Haciendo camino con Jesús: SEMANAS 2ª y 3ª. Preparados para vivir el rechazo de Jesús (evangelios sinópicos)

LUNES II: SED COMPASIVOS como el PADRE Al enfrentarnos con el drama de Jesús, debemos llenarnos de compasión, como la del Padre dándonos su Hijo para la salvación de todos. Tengamos la valentía de vivir la Buena noticia: ser compasivos con todo el mundo, con actitudes de buena convivencia.

MARTES II: DICEN Y NO HACEN Jesús acusa a los fariseos de inconsecuencia, dicen y no hacen. La verdad de Jesús no encuentra resonancia en los que viven la hipocresía. Dice el "Yebamot" judío: "son bonitas las palabras en boca de quien las practica."


MIÉRCOLES IIQUE SE HAGA SERVIDOR En esta 3ª etapa de cuaresma la ciudad de la muerte ya se perfila en el horizonte. Jesús dice que ahora suben a Jerusalén donde Él encontrará la muerte, como un SERVICIO para TODOS. Es importante servir los demás, pero todavía es más importante dejarnos servir por Jesús. Hay servicios nerviosos, crispados. Para que el servicio sea auténtico, antes, dejémonos servir por Jesús, como hacemos en la Eucaristía.

JUEVES II: NI QUE ALGUIEN RESUCITARA NO CREERÍAN La parábola del rico y Lázaro, el pobre, nos hace sentir la evidencia del amor de Dios por los desamparados. Y al mismo tiempo deja entender que los que no aman, cuando Él resucite de entre los muertos tampoco creerán. Como Lázaro todos estamos en manos de Dios. A ÉL no le pasa por alto ningún sufrimiento.

VIERNES II: DARÁ LA VIÑA A OTROS El "otro pueblo" a quien es dada la viña para que la haga fructificar son los pobres del evangelio, que humildemente se abren para recibir la Salvación que nos da Jesús, el Herederoaquél quelos judíos sacarán fuera de la ciudad para matarloSeñor, Tú eres la piedra que nuestro pecado rechaza. Pero sabemos que tu Amor sobrepasa todo nuestro mal. Por eso, ahora "coronas el edificio" formado por la humanidad entera.

SABADO II:PADRE ES EL QUE CONTINÚA AMANDO.Dios ama, y espera al pecador incluso antes de convertirse. Más aun, es este amor de Padre el que hace posible la conversión. El amor de Padre es misericordioso, abierto, ilimitado, e incondicional, se da tanto al hijo pródigo arrepentido, como al hermano mayor, crítico e intransigente, que se obstina en la incomprensión. Este HIJO que se ha marchado de "casa" es Jesús que, se ha alejado de Dios cargado con el nuestros pecados.


LUNES III: EL DESPRECIO En este final de la Cuaresma el desprecio de Jesús por parte de los de Nazaret anticipa simbólicamente la oposición y la ceguera que Él provoca en los suyos. Será el propio pueblo quien lo lleve a la muerte. Sólo los sencillos lo reciben con Fe.

MARTES III: PERDONAR DE TODO CORAZÓN El contraste escandaloso entre la actuación del amo y el siervo, sirve a Jesús para ilustrar el último versículo: "así pasará, si no perdonáisde todo corazón al hermano". No se trata de dar un perdón imprescindible, sino un perdón "de todo corazón", Tanto si la deuda es grande como pequeña. Porque de lo que se trata es de amar al hermano. Es este perdón de corazón el que a Jesús nos trae.

MIERCOLES III. COMPLETAR LA LEY Jesús completa la ley dándole profundidad. Según Él hay que cumplir con gusto incluso los mandamientos más pequeños. La ley puede ser fuente de vida o de muerte. Para que sea buena, hace falta que la cumplamos con el corazón. Entonces, hasta los mandamientos más insignificantes se transforman en gestos de estimación.

JUEVES III: OJALÁ OYÉRAMOS LA VOZ DE DIOS El salmo nos hace repetir: "ojalá que hoy oyéramos su voz". Si la escuchamos, Jesús vencerá el mal, y tendremos el Reino dentro de nosotros. Ésta es su misión, ayudarnos a expulsar el dominio del mal. El mal que Él aplastará con su muerte. Entonces el Reino estará a nuestro alcance, y lo podremos comunicar.

VIERNES III: AMA A DIOS CON TODO EL CORAZÓN En estos últimos días antes de empezar el evangelio de Juan, la Cuaresma nos pone frente a las páginas clave del mensaje de Jesús. Como su Testamento antes de morir. Hoy nos dice el mandamiento MAYOR que Él nos ha dejado: amar a Dios y los otros con todo el corazón. De persona a persona.

SÁBADO III: ¡PECADOR! Oseas nos habla del Amor nupcial de Dios, que nos quiere salvar al "3º día", el día de la Resurrección. La parábola del fariseo y el publicano, nos dice la sobreabundancia de este amor, derramado sobre los que se reconocen pecadores. Como el sol de primavera, Él se acerca a nosotros. No quiere víctimas, sino que con ilusión nupcial esperemos la Pascua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario