sábado, 2 de marzo de 2013

Dimisión del Papa.


Los Papas tradicionalmente se han mantenido en el oficio petrino hasta la muerte. Pero el Papa tiene la libertad de dimitir. En ese caso la sede petrina queda vacante y se debe elegir un nuevo Papa. Esa posibilidad es reconocida por la ley canónica.
El primero Papa que dimitió en la historia probablemente fue San Ponciano (230-235), quien fue deportado durante una persecución. Se escogió a otro Papa, pero San Ponciano sobrevivió a su sucesor. 
San Celest
ino V dimitió en 1294. Después de cinco meses como Papa, regresó a la vida de ermitaño que había vivido antes de la elección. Y la más reciente fue la de Benedicto XVI efectuada el pasado 11 de febrero. La dimisión válida tiene que ser sin ninguna presión. Ninguna persona o grupo, ni un concilio de obispos puede forzar la dimisión del Papa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario