sábado, 2 de marzo de 2013

La elección será por voto secreto.


Juan Pablo II eliminó la posibilidad de elección por aclamación y la elección por delegación (cuando la mayoría de los cardenales delegan la elección a unos pocos). Juan Pablo II considera que estos dos métodos de elección no se prestan a la situación actual.
-2/3 de votos son necesarios para la elección. Si después de un número especifico de votaciones no se consigue la elección, podrá elegirse por simple mayoría de votos. Tras cada votación los boletos de la elección son quemados. 
Desde la Plaza de San Pedro el pueblo observa la chimenea. Cuando el humo de los boletos quemados sale negro, significa que no se ha logrado elegir el nuevo Papa. Cuando el humo sale blanco significa que se ha elegido al Papa. El humo blanco se produce añadiendo paja húmeda a los boletos que se queman. Entonces repicarán las campanas con gran gozo. ¡Habemus Papa! (tenemos Papa) 
El nuevo elegido es Papa inmediatamente desde que acepta.
Cuando el nuevo Papa da a conocer el nombre por el que será conocido, los cardenales le declaran obediencia. Enseguida después es proclamado públicamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario