domingo, 14 de abril de 2013

Escuchó a las Congregaciones Generales

Con la creación de este Consejo de cardenales, Francisco "ha querido dar una señal y mostrar que ha recibido las sugerencias que se habían manifestado en las Congregaciones anteriores al cónclave", destacó el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, tras el anuncio.
La reacción no se hizo esperar ayer, y en general calificada de modo muy positivo. Los diarios españoles se limitaban a reproducir la noticia de la agencia Efe (un sábado, fin de semana, las redacciones están capitidisminuidas...). Si embargo titulaban con grandes caracteres: "La revolución de Francisco". "El papa Francisco comenzó hoy su esperada revolución con la creación de un grupo de ocho cardenales, procedentes de los cinco continentes, para estudiar cómo reformar la Curia romana tras los últimos escándalos", decía Efe.
"El exarzobispo de Buenos Aires, que justo hoy hace un mes fue elegido papa, ha realizado ya gestos considerados revolucionarios, por su carácter humilde y cercano a los fieles, pero aún no había tomado decisiones sobre la organización de la Iglesia --añade el despacho de agencia--. La reforma de la Curia romana fue uno de los principales temas de preocupación en las Congregaciones previas al cónclave, cuando aún estaba latente el caso Vatileaks, el robo de documentos de los que surgieron la existencia de divisiones entre sus miembros".
"Pero, además --subraya--, sobre el ministerio del papa Jorge Mario Bergoglio pesaba la necesidad de dar mayor colegialidad, transparencia y fiabilidad al aparato vaticano, además de otro de los temas que preocupan al pontífice: reducir las cargas económicas que implican".

No hay comentarios:

Publicar un comentario