domingo, 14 de abril de 2013

Oscar Andrés R. Maradiaga


El cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, salesiano, arzobispo de Tegucigalpa, nació en Honduras en 1942. Recibió la ordenación sacerdotal en 1970 y Juan Pablo II lo creó cardenal en el 2001.
Muy marcado por el carisma salesiano, siempre estuvo cerca de la gente, muy sensible a los problemas de la pobreza. Domina seis idiomas y posee el título de piloto aeronáutico. Estudió psicología clínica y psicoterapia en Innsbruck.
Fueron famosas sus palabras en 2003, antes de la guerra en Irak, cuando denunció que las armas de destrucción de masa más que las químicas son la pobreza y la injusticia. Sus denuncias al narcotráfico y la corrupción le valieron muchos enemigos. Describió la justicia como una serpiente que muerde solamente al que está descalzo, al que tiene botas no le pasa nada. Su voz se ha oído en campañas por la defensa de los derechos humanos así como la petición de condonación de la deuda externa. Fue mediador en negociaciones de paz con grupos armados.
Subrayó la necesidad de apoyar la opción preferencial por los pobres y enfocar los cambios necesarios en el sistema económico, y superar el proteccionismo agrícola de los países industrializados que perjudica a los pobres. Precisó que en la nueva evangelización la fe se testimonia con la caridad.
Tiene un doctorado en Teología moral en la Universidad Lateranense. Es arzobispo de Tegucigalpa desde 1993, presidente de la Conferencia Episcopal de Honduras, y desde 2007 presidente de Caritas Internationalis el organismo de la Santa Sede que agrupa a todas las Caritas nacionales y regionales y otras organizaciones con idénticos fines que ponen en obra la caridad de la Iglesia a nivel universal.
Es miembro de los dicasterios para el Clero, Educación Católica, Justicia y Paz; Comunicaciones Sociales; Cor Unum, América Latina; y del Consejo para América Latina del Sínodo de los Obispos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario