domingo, 14 de abril de 2013

Romper moldes


El diario madrileño El Mundo titulaba ayer “Las revoluciones de Francisco”, afirmando que el papa argentino "comenzó a romper moldes desde el mismo instante en que, vestido con una simple sotana blanca y un crucifijo plateado sobre el pecho, se asomó al balcón central de la Basílica de San Pedro y anunció al mundo que quería llamarse Francisco, como san Francisco de Asís, el santo de los pobres".
"Desde entonces el papa llegado 'del fin del mundo' --añade el diario- no sólo se ha metido en el bolsillo a la mayoría de la gente (las encuestas señalan que al 92% de los italianos les gusta) sino que ya está llevando a cabo una pequeña revolución que hace presagiar que el suyo será un pontificado de fuerte cariz reformador y purificador".
Y enumera algunas de las innovaciones llevadas a cabo por Francisco en su primer mes como Papa: 1. El Papa de los pobres; quiere una Iglesia "pobre y para los pobres". Y está actuando en coherencia, rehuyendo ostentación; 2. No al apartamento pontificio: Dice que es demasiado grande para él y, sobre todo, que ahí se sentiría aislado. Sigue viviendo en Santa Marta, la residencia donde paran muchos obispos y monseñores a su paso por Roma; 3. Almuerza en el comedor común: El papa come en el mismo comedor de la residencia Santa Marta. Hace unos días, de hecho, salió a relucir una foto que hizo con su teléfono móvil monseñor Franco Agnesi y colgó la foto en su cuenta de Facebook; 4. Misas abiertas al público. Francisco oficia misa en la capilla de la residencia Santa Marta y está abierta a cualquier empleado del Vaticano. Concluida la ceremonia, suele saludar uno por uno a los asistentes y a veces se sienta con ellos en los bancos a hablar. 5. Obispo de Roma, no papa. Esa actitud de humildad ha hecho que un patriarca de Constantinopla, el actual Bartolomé I, acudiera a la misa de inicio de su pontificado por primera vez desde 1054, cuando la Iglesia ortodoxa se separó de la católica; 6. Lavatorio de pies a presos juveniles (incluidas mujeres y musulmanas) el pasado Jueves Santo; 7. No se sienta en la sede pontificia; 8. No lleva el crucifijo y el anillo de oro; 9. Sus gastados zapatos negros; 10. Gesticula, besa, abraza, toca; Se mueve entre la plaza de San Pedro en un jeep abierto. Además, se baja muchas veces del vehículo para saludar a la gente (sobre todo a los enfermos y a los discapacitados). Trae de cabeza a los servicios de seguridad del Vaticano; 11. Sin terciopelo ni armiño; 12. Lenguaje claro, directo y desde el corazón; 13. Respeto hacia los ateos: Durante el encuentro que celebró con los 5.300 periodistas que cubrieron el cónclave les ofreció una bendición silenciosa para no ofender a los no creyentes ni a los que practican otras religiones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario