lunes, 20 de mayo de 2013

Misión Divina


Hemos visto que toda acción de Dios en relación al mundo creado, procede indiferentemente de las Tres Personas. Entonces, en qué sentido entendemos textos sales como "Dios envió...a su Hijo al mundo? (Juan 3:17) y "Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre..."" (Juan 15.26)? Qué significa la misión del Hijo y del Espíritu Santo? Para responder a esto, la misión supone dos condiciones:
Que la persona enviada debe, de algún modo, proceder del que envía y,
Que la persona enviada debe llegar al lugar indicado.
Sin embargo, la procedencia puede darse de varias maneras - por órden, consejo e incluso originación. Por lo tanto decimos que un rey envía un mensajero y que un árbol echa capullos. La segunda condición, también, es satisfecha ya sea si la persona enviada llega a estar en algún lugar donde previamente no estaba, o si, aunque el ya estaba ahí, llega para estar ahí de distinta manera. Aunque Dios el Hijo ya estaba presente en el mundo por motivo de Su Divinidad, Su Encarnación lo hizo presente allí de un modo nuevo. En virtud de su nueva presencia y de Su procedencia del Padre, es correcto decir que El ha sido enviado al mundo. Así también en relación a la misión del Espíritu Santo. El don de la gracia otorga a la Santísima Trinidad presencia en el alma de una manera nueva: esto es, como el objeto de directa aunque incipiente conocimiento y como objeto de amor experimental. En razón de este nuevo modo de presencia común a toda la Trinidad, la Segunda y Tercera Personas, dado que cada una recibe la Naturaleza Divina por medio de procedencia, se puede decir que son enviadas al alma. (ver también ESPIRITU SANTOLOGOSMONOTEISTASUNITARISTAS). http://ec.aciprensa.com/t/trinidad.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario