lunes, 24 de junio de 2013

Gobierno de Brasil garantiza seguridad del papa durante su visita

Río de Janeiro, Brasil, 24 de junio 2013 (OCLACC-SignisALC).- El Gobierno de Brasil, presidido por Dilma Rousseff, garantizará la seguridad del papa Francisco durante la visita que realizará del 22 y el 28 de julio, para acompañar la Jornada Mundial de la Juventud. Según un comunicado divulgado por la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil, CNBB, la Presidenta de la República ha anunciado el compromiso de garantizar la seguridad del Pontífice papa Francisco, debido a la relevancia de la visita.
La Jornada Mundial de la Juventud es el más multitudinario encuentro de los jóvenes católicos de todo el mundo, y que se realizará en la ciudad de Río de Janeiro del 23 al 28 de julio. Frente a la preocupación que se expresado por las movilizaciones de protesta que se han registrado durante la última semana, el gobierno ha asegurado que garantizará el protocolo necesario de seguridad durante la permanencia del pontífice.
"Está claro que ella va a garantizar la seguridad del pontífice porque se trata de un evento muy grande, estamos hablando de dos millones de personas y además tendremos la presencia del santo padre", ha declarado el presidente de la Conferencia, cardenal Raymundo Damasceno Assis.
Según se informa en el portal web de Telesur, al referirse a las protestas, que se llevan a cabo en varias ciudades del país, ha señalado su confianza de que no no afectarán el desarrollo de la Jornada de Juventud, y que "todo está ocurriendo normalmente".
También ha manifestado que "la jornada del papa no será alterada por las recientes manifestaciones que sacuden el país en los últimos días" y ratificó que el máximo exponente de la Iglesia católica visitará Río de Janeiro (sureste) entre el 22 y el 28 de julio para la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud.
En la última semana, varias ciudades de Brasil fueron escenarios de multitudinarias protestas en la que los ciudadanos criticaban la alta inversión monetaria que requirió el país en reparaciones de canchas y estadios con miras al Mundial de Fútbol Brasil 2014.

La presidenta del país suramericano, Dilma Rousseff, siempre avaló el carácter de las protestas y el viernes último envió un mensaje de paz y unión, así como también de no violencia.. Fuente: Telesur

No hay comentarios:

Publicar un comentario